domingo, 1 de julio de 2012

Reseña - L.A Noire


Dada la difícil situación en la que se encuentra la industria de los juegos de video actualmente, son relativamente pocas las compañías que atreven a lanzar un título nuevo con la fuerza con la que RockStar Games ha promocionado L.A. Noire. Desde manejar una campaña de marketing con más de tres años de duración hasta convertir al juego en el primer título que se presenta formalmente dentro del Festival Cinematográfico de Tribecca, L.A. Noire ha logrado hacerse de un nombre y reputación impresionante. Ahora solo queda una duda, ¿realmente vale la pena todo lo que se invirtió en hacer notar esta producción?

Para esta reseña estuve informándome durante un buen rato de la tecnología que se desarrolló para la creación de este juego. Desde el MotionScan, que a través de 32 cámaras captura y digitaliza las expresiones faciales de los actores para recrearlas fielmente en los personajes que representan en el juego, hasta el complejísimo sistema de iluminación global aplicado en los escenarios para dar realismo a la forma en cmo se ven el día y la noche en la ciudad de Los Ángeles pero, la verdad, todo ello quedo fuera de mi punto de atención porque lo que finalmente te atrapa de L.A. Noire queda aparte. Este título, una propiedad nueva y bastante ambiciosa de RockStar Games, plantea muchos “nuevos” elementos de narrativa e interacción que seguramente encontraremos en otros juegos en los próximos años pero, por ahora, podemos disfrutar de una manera casi tan raquítica como original mientras llevamos la carrera de Cole Phelps, veterano de la Segunda Guerra Mundial, mientras asciende de oficial a detective en los rangos de la policía de Los Ángeles durante los últimos años de la década de los cuarenta.
Obligados por la comparación, el sistema de juego puede encontrarse con elementos tomados de títulos como Heavy Rain, Mass Effect, Grand Theft Auto y Phoenix Wright: Ace Attorney, las cuales son empleados y mezclados para entregarnos un título que retoma el género del suspenso para convertirse en lo más cercano que podríamos encontrar actualmente a una película interactiva en el mundo de los juegos de video. Inspirado en el cine negro, género del cual toma nombre el título, L.A. Noire está formado de cinco etapas, las cuales se componen de diversos casos o capítulos que deberás resolver para avanzar en tu carrera.
Ahora, tras la estoica descripción anterior cabe resaltar que el juego te tendrá explorando las calles de Los Ángeles de un lado a otro mientras te mueves de locación en locación durante la investigación, teniendo como objetivo en cada área encontrar las pistas que te ayuden a resolver el misterio, así como interrogar a los posibles sospechosos que puedan estar involucrados o no en el crimen al que has sido asignado. Aunque el título te permite explorar libremente la ciudad y de hecho te obliga a hacerlo para detener ciertos crímenes y apoyar a los policías angelinos, éste no es necesariamente un juego de mundo abierto como otras producciones de RockStar Games, ya que el objetivo aquí es enfrentar y resolver satisfactoriamente el caso.

Los interrogatorios, ya sean en la Jefatura de Policía o en el lugar de los hechos, son el centro del juego, ya que éstos se llevan a cabo con un diálogo previamente armado donde el jugador deberá utilizar su instinto y las pistas que ha encontrado durante la investigación para determinar si el sospechoso está diciendo la verdad o no. En éste punto es donde realmente brilla el juego, ya que gracias a las actuaciones de voz, un excelentísimo guión y la impactante captura de las expresiones de cada individuo serán quienes te guíen a resolver el misterio. De tus deducciones y lo que obtengas durante cada sesión podrás continuar tu caso o quedarte atrapado en el relato hasta hallar las pistas correctas para encontrar al culpable.
La capacidad de “leer” a los sospechoso, más la obsesiva exploración de cada área y cada pista son la mecánica más grande y “novedosa” del juego, logrando recrear con mucha fidelidad la emoción de ser un detective. Obviamente los casos van desde simples infidelidades hasta grotescos casos de asesinato, violación de menores y fraudes, los cuáles le dan un estilo y sensación única al juego, la cual es capaz de hacernos poner a un lado otros detalles como lo es la incómoda forma en cómo se manejan los autos, un dinámica bastante rudimentaria de pelear a mano limpia y pobre mecánica para usar armas de fuego o corretear a un presunto culpable.
Analizado muy fríamente puede que el título no sea tan original como se promociona, pero su presentación y narrativa lo hacen destacar de cualquier modo y ante cualquier otra producción. Como todo juego de RockStar Games, los valores de producción en L.A. Noire son altísimos, Desde una logradísima banda sonora centrada en el Jazz hasta los sutiles elementos sonoros que te guían durante la investigación, la fiel recreación de la ciudad y el estilo en que se cuenta cada una de las historias tanto en la campaña principal como en los casos alternos, todo en este título se ha cuidado a un detalle que es común y esperado en los proyectos de la compañía. Si, el juego no cuenta con mucho valor como para jugarse en más de una ocasión, pero la primera impresión y la primera experiencia que se obtiene con este título es tan grande, que incluso los detalles tan simples como poder jugarlo con gráficas en Blanco y Negro para enfatizar la experiencia de estar en una película Noir se disfruta bastante. Definitivamente L.A. Noire es grande, no impactante, pero sí lo suficiente como para ser considerado un hito dentro del género y un buen candidato a lo más sobresaliente del 2011.












0 comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total